Las empresas que no comprendan que el consumidor es el centro del negocio no van a sobrevivir